Saltear al contenido principal

Los errores que puede cometer un inversor.

Los errores que puede cometer un inversor.

Con frecuencia, el inversor se encuentra en una posición dominante a la hora de negociar, lo que de por si es una fuente de conflictos. Pero hay otras ocasiones en las que su posición es la de debilidad, de acuerdo con los acontecimientos en las empresas invertidas. Son muchos, muchísimos los errores que un inversor puede cometer antes de una inversión o en su posición inversora. En este artículo os traemos los que a nuestro juicio pueden ser los más importantes.

Errores antes de invertir. Aquí podríamos dividir en dos fases. Una ante la búsqueda de nuevos proyectos y otra en la fase de negociación de entrada en el capital. Los errores más frecuentes son:

  • Ser poco activo en la búsqueda de proyectos. Si no damos a conocer nuestra intención por invertir, nadie lo sabrá, y será imposible disponer de oportunidades. Por ello es necesario pertenecer a algún club o red de BA.
  • Dejarse llevar por sectores de moda. Es frecuente este hecho. Hemos sabido de algún sector que proporciona beneficios y entramos sin llegar a entenderlo. Hay que invertir en lo que entendamos, aunque no conozcamos en profundidad.
  • Dejarse llevar por las buenas sensaciones del equipo, sin analizar
    • Si está bien compensado (no son tres informáticos por ejemplo). Debe existir un equipo donde haya varias disciplinas.
    • Si hay liderazgo. Es contrario a que sea de forma autoritaria o que se considere a un emprendedor “Golem”.
    • Si hay compromiso. En demasiadas ocasiones, los emprendedores no están totalmente implicados en el proyecto, lo que pondrán en peligro la continuidad.
    • La forma en la que se toman las decisiones, ya que conlleva implicación, delegación, etc.
    • Y otras muchas, como por ejemplo el blindaje de los promotores, etc.
  • Dejarse llevar por las buenas sensaciones del proyecto, sin analizar la capacidad de gestión del equipo, el comportamiento del mercado, etc.
  • Dejarse llevar por las proyecciones financieras, sin someterlas a otro tipo de consideraciones. El papel lo aguanta todo. Hay que buscar métricas, atisbos de resultados que permitan hacerse una idea de los que se espera.
  • No disponer de un MVP, o producto mínimo viable. Esto permitiría obtener datos de cómo puede comportarse la compañía.
  • No darse cuenta de si el proyecto es una búsqueda de autoempleo por parte de los promotores.
  • No darse cuenta de que los perfiles de los emprendedores son poco ambiciosos.
  • Suponer cosas creyéndose saberlo todo. ser inversor, dada su posición, no supone ser infalible o saberlo todo. Es necesario ser humilde, ya que un buen emprendedor puede enseñarnos mucho.
  • Etc.

Pero también pueden existir errores durante la posición inversora, como pueden ser los siguientes.

  • Bloquear la marcha de la sociedad. Un BA es un inversor capitalista, por lo general. Y esto supone no interferir en exceso en el día a día de la empresa. En muchas ocasiones, los inversores pretenden ponerse al frente. Y esto suele ser el final de estas empresas.
  • Bloquear la entrada de nuevos inversores. En ocasiones puede dar miedo diluirse. Pero más temor ha de generar perder la inversión. Es preferible tener poco de algo que mucho de nada.
  • Continuar con el apoyo a una compañía que marcha mal. Es mejor que caiga, y rápido. Esto nos permitirá aprender y a centrarnos en nuevas oportunidades.
  • No diversificar. Hay inversores que solo quieren un sector, o que quieren muy pocas inversiones. Es mejor tener poco dinero en muchas compañías que no mucho en pocas. Igualmente es aplicable a sectores, aunque los conozcamos menos.
  • No preguntar o preocuparse cómo marcha la empresa. Nuestra experiencia puede ayudar al emprendedor. En muchas ocasiones existe bloqueo y podemos ayudar a generar salidas.
  • Tratar mal al equipo de promotores. Es necesario entender la posición de cada uno, y ser suficientemente inteligentes para establecer una relación madura. Hay tantos modelos de gestión como personas hay en el mundo. Y nuestro modelo no tiene porqué ser el mejor o más adecuado.

En definitiva, hay que ser humildes, analíticos y pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba