Cómo encontrar inversiones rentables

Cómo encontrar inversiones rentables

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Invertir nos permite aumentar nuestro dinero, pero también implica que debemos asumir ciertos niveles de riesgo. Antes de comenzar en el mundo de la inversión, es importante conocer una serie de conceptos clave y definir una estrategia. En Netin Club hemos recopilado consejos para saber cómo encontrar inversiones rentables.

Reglas para invertir

  1. Planificar la inversión: es importante definir cuál es nuestro objetivo, cuánto dinero vamos a invertir y cuál es la meta que queremos conseguir.
  2. Disponer de un fondo de emergencia: antes de invertir, debemos apartar un colchón financiero para cubrir posibles imprevistos. Además, no es recomendable invertir aquel dinero que cubra nuestros gastos a corto plazo.
  3. Invertir solo en productos que entendamos: debemos elegir los productos que se adapten a nuestro perfil de riesgo. Nunca debemos invertir en un producto que no comprendamos cómo están hechos.
  4. Largo plazo: la rentabilidad puede ser mejor si aprovechamos la tendencia alcista que, normalmente, tienen los mercados a largo plazo y no tener la impaciencia de querer conseguir dinero ya.
  5. Diversificar: es importante que nuestra cartera sea variada, tanto en lo relativo a los activos como a las zonas geográficas. De esta manera, diminuiremos el riesgo.
  6. Ahorro constante: es recomendable ser disciplinado para seguir la estrategia de inversión y no estar cambiando cada poco tiempo.
  7. Estar atentos y no dejarse llevar por las emociones: debemos ser pacientes y no tomar decisiones impulsivas.

Tipos de productos para invertir

Tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de instrumentos financieros en los que podemos invertir. Estos son algunos de los que más se suelen utilizar:

  •  Acciones: se trata de las partes en las que se divide el capital social de una empresa. Cada accionista es el dueño de una pequeña parte, equivalente al porcentaje que representan sus acciones sobre el total. Estos títulos están dentro de la categoría de renta variable. Su valor puede subir o bajar, se pueden comprar o vender libremente y no tienen una rentabilidad garantizada.
  •  Fondos de inversión: son un activo financiero que invierte las aportaciones de muchos clientes de forma conjunta en una cesta de activos compuesta por distintos títulos. La distribución de la cartera varía en función del fondo, pero suele combinar diferentes instrumentos financieros y plazos con el objetivo de diversificar la inversión. La sociedad gestora se encarga de invertir el dinero de los clientes del fondo en base a una estrategia definida previamente. 
  •  Bonos, obligaciones y letras: son instrumentos de renta fija emitidos por gobiernos o empresas que se compromete a reembolsar el dinero que se haya invertido junto con un cupón (los intereses). Estos productos son muy usados por las administraciones públicas y las corporaciones para financiarse. A pesar de ser instrumentos de renta fija y de tener un interés definido desde el principio, se pueden comprar y vender en los mercados y podemos ganar o perder dinero con ellos. Mientras que las letras tienen un plazo corto, los bonos son valores a medio plazo y las obligaciones, a largo plazo.
  •  Planes de pensiones: son productos pensados para invertir de cara a la jubilación, es decir, a largo plazo. Los planes de pensiones tienen un funcionamiento similar al de un fondo de inversión, pero a diferencia de este el inversor puede deducirse las aportaciones que realice al plan de pensiones del IRPF con un máximo anual. La sociedad gestora del plan se encarga de invertir el dinero de los ahorradores en una serie de activos en función de la estrategia del producto y la rentabilidad del plan varía en función de cómo se comporten dichos activos.
  •  Materias primas: son productos que necesitan transformarse para convertirse en bienes de consumo y se puede invertir en ellos. Gracias a los derivados financieros, es posible invertir en materias primas sin necesidad de tenerlas físicamente. Las materias primas más comunes son metales como el oro o la plata; productos agrícolas como el maíz, el café o el azúcar; y otro tipos de productos como el petróleo.
  •  Criptomonedas: se trata de un activo financiero muy recientes. Una criptomoneda es una moneda virtual que puede intercambiarse y que se basa en un sistema criptográfico para garantizar la seguridad de las transacciones. La más popular actualmente es el Bitcoin. Tienen un riesgo alto porque tienen un nivel de volatilidad alto y muchas veces no hay una explicación para esas fluctuaciones.
  •  Derivados financieros: se trata de un producto cuyo valor dependen de otro activo, conocido como activo subyacente. Son productos complejos y no están recomendados para todos inversores. Los más conocidos son los que se usaron previos a la crisis inmobiliaria como los swap o los CDO.

Cómo encontrar inversiones rentables

Cualquier inversión conlleva un riesgo. La CNMV define el riesgo como la «incertidumbre sobre la evolución de un activo e indica la posibilidad de que una inversión ofrezca un rendimiento distinto del esperado». Es decir, el riesgo implica que nuestra inversión pueda no ir como nosotros habíamos esperado inicialmente y que, incluso, perdamos dinero.

Inevitablemente, asumimos riesgos cuando invertimos en acciones, fondos, renta fija o cualquier otro producto, ya que la rentabilidad final puede no ser la esperada. No obstante, si no asumimos un mínimo de riesgo, nuestras posibilidades de ganar dinero con nuestra inversión se reducen casi al mínimo. Por eso es importante saber cuál es nuestro perfil de riesgo inversor.

Por último, aconsejamos visitar nuestros artículo dónde invertir en 2021 donde damos una serie de consejos de qué podemos hacer con nuestro dinero en este año tan inestable.

Más artículos

invertir o especular

Invertir o especular ¿dónde está la diferencia?

Los mercados financieros son un mundo fascinante, que ofrecen infinitas posibilidades y, por tanto, un abanico inmenso de estrategias para invertir o especular. Sin importar si se trate de un

prima de riesgo

Qué es la prima de riesgo

Durante la crisis financiera de 2.008 tuvimos que dominar algunos términos como la prima de riesgo que las personas normales no habían escuchado en su día a día. Más de