Saltear al contenido principal

II ¿QUÉ TASA HA DE OFRECER UN PROYECTO PARA QUE SEA ATRACTIVO?

De los anteriores artículos se deduce la «selección natural» de proyectos. Esto es, determinados proyectos no pueden ser evaluados por el sistema de TIR, ya que casi ninguno cumpliría. Es importante analizar cuál ha de ser el ritmo de crecimiento de lo que denominamos una «startup invertible». Es decir, el tiempo que ha de emplear en multiplicar por 10 su valor actual.

NETIN CLUB no es un Fondo de Inversión que establece una estrategia de inversión conjunta. Está formado por inversores privados, no profesionales y fundamentalmente de carácter estratégico. Inversores que pretenden realizar inversiones en proyectos invertibles, de economía tradicional y con base preferentemente local. Y que introduzcan el factor de la innovación.

Y esa es precisamente la clave. En NETIN CLUB no tomamos un parámetro regulador de forma categórica. Introducir en la ecuación «los dividendos». Los inversores de NETIN CLUB a priori no manifiestan un horizonte temporal de salida. Se decantan por una sostenibilidad del proyecto. De esta forma podrán participar de dividendos y en determinados casos de relaciones estratégicas preferentes con la startup.

Si un promotor va a ofrecer un “exit”, es porque esté planeada una venta, y por ello estará planificado un horizonte temporal. Suponiendo, un éxito del 100% de la inversión, el inversor de NETIN CLUB trata de obtener en un horizonte de 5 años al menos lo invertido, mediante el reparto de dividendos. Desde NETIN CLUB suponemos que todo el beneficio neto se reparte.

Es decir, suponemos un proyecto solicita 100.000 euros por el 10% de participaciones. En los próximos 5 años (y suponiendo un retorno de 1) habréis de obtener de beneficio neto 1.000.000 de euros (100.000/10%).

¿Y por qué así? Sencillo. Pensemos que medimos los dividendos como Beneficio Neto. Pero esto no siempre es cierto, ya que, no necesariamente coincide con la caja libre. Lo habitual es que la caja libre para reparto de dividendos sea inferior al beneficio neto.

Es decir, sería deseable duplicar el beneficio a 5 años. Al final por un camino u otro, se llega al mismo punto. Y aquí es donde se ha de ser crítico con los modelos de negocio, ya que lo aguantan todo. O dicho de otra forma, podemos ser más condescendientes con los números que nos presenta un promotor. Pero le vamos a exigir lo mismo que si de un profesional se tratase. Y esto, nuestro inversor, de alguna forma lo conoce, ya que suelen ser empresarios, con mucha experiencia y trayectoria.

Terminamos el artículo indicando que nuestros inversores priman muchísimo más «enamorarse» del proyecto y del equipo.

Jose Antonio Caballero Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba