Saltear al contenido principal

10 años después de Lehman Brothers

Después de la crisis de dimensiones apocalípticas que detonase la caída del monstruo Lehman Brothers ¿Qué poso ha quedado? ¿Qué conclusiones pueden haberse obtenido de aquello? Pues varias pueden ser las lecciones. Podríamos decir que muchas, y ello sin entrar en consideraciones políticas

La relativa seguridad económica

Como pasara en las distintas grandes crisis de los últimos siglos, nada es lo que parece. Y hasta el minuto anterior…, nadie podría imaginar cómo acabarían las cosas. La crisis de los tulipanes, la crisis de la compañía del Mar del Sur, la Gran Depresión. Son exponentes de las múltiples crisis que han ocurrido, y antesala de las que aún están por llegar.

Y en todas ellas, se estuvo especulando hasta el minuto anterior. Deuda sobre deuda.

La cesta de huevos y la diversificación del riesgo.

De todos es conocido que la inversión ha de diversificarse. Nunca hay que poner todos los huevos en la misma cesta. La base de una mínima garantía de éxito y seguridad es la de diversificar el riesgo, no solo en compañías, sino en sectores. Cuanto más se diversifique mejor. La inversión no es para todo el mundo. Cada persona tiene un perfil

El cuento de la lechera y los gestores financieros.

Las frecuentes cuentas del ahorrador, que con los beneficios, se reinvertirán en producir más. Y de tanto ir el cántaro a la fuente… Hay que convivir con los plazos. John Davidson Rockefeller dijo “cuando mi limpiabotas invierte en bolsa, yo lo vendo todo”. Sin saber si es verdad o no esta célebre frase atribuida, lo importante es identificar a los inversores profesionales de los que no lo son.

El visionario que lo sabe todo.

Todos los gurús han cometido errores. Absolutamente todos. Pero no solo los bróker financieros. También han sido prácticamente todos los grandes empresarios los que han fallado. Miremos sectores como la banca, que al que más y al que menos le pilló de aquella forma.

Ni que decir tiene de los que jugaron a ser gurús, como los políticos que jugaban en los consejos de administración de Cajas y Bancos.

¿Necesito el dinero que voy a invertir?

La inversión hay que tomarla como un ahorro. No se puede gastar lo que no se tiene. Igualmente no se puede invertir si creemos o pensamos que puede hacernos falta. Y hay infinidad de situaciones acaecidas de las que los inversores no pudieron recuperar sus inversiones.

Todas las crisis son apocalípticas

¿El mundo se acaba con la crisis? Aun no ha ocurrido, pero todo se andará. Después de la tempestad viene la calma y el mundo no se acaba. Bien es cierto que se producen debacles. Pérdida de puestos de trabajo, de riqueza. Peor el mundo continúa y nosotros con él.

Empresario, Idea, Competencia, Visión, Destino

La bipolaridad

Cuando todo sea de color de rosa, nosotros hemos de poner una nota discordante. Al igual que cuando todo sea gris, hemos de dar una pincelada de color. Hay que tener cautela en los momentos de optimismo y euforia. Pero también hay que ser valientes en los momentos de pesimismo

El último duro que lo gane otro

Muy unido por todo lo anterior, pero en definitiva ni gastarlo todo, ni jugarlo todo. Siempre hemos de dejar un remanente que nos permita disponer de liquidez llegado el momento.

 

 

Bueno, he aquí mis reflexiones de este tiempo tan especial en la historia moderna del mundo y, especialmente, de las finanzas y la inversión.

 

¿Os animáis a contar vuestras experiencias y lecciones de la crisis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba